Prólogo

Se ha dicho muchas veces que reconocer los derechos en constituciones y leyes no basta, que hay que protegerlos adecuadamente. Por eso se dice que un derecho vale lo que valen sus garantías.

Visto desde esta perspectiva, no estamos en un buen momento, ni a nivel local ni a nivel global. El poder económico vigente, que no cree en los derechos, se ha hecho con muchos de los espacios de poder político democrático (que los protegía, o al menos intentaba hacerlo), y los está vaciando de contenido. En otros sitios, nunca ha habido ni Estados de Derecho ni instituciones democráticas. Frente a ello la Declaración Universal sigue vigente.

Las garantías de los derechos están en las instituciones democráticas, pero también en la gente, que ha de rebelarse cuando tratan de pisotearlos. Es necesario saber que la vida de los derechos supone una lucha constante, y que es un trabajo colectivo. Desde ese planteamiento este blog pretende recoger historias, opiniones y argumentos que sirvan para esa lucha.

El nombre de este blog hace referencia a la convicción de quien lo edita de que las cosas suelen tener varias caras, y que todas deben contemplarse y meditarse. Pero no para permanecer parados o equidistantes a ellas, sino para tomar posición por la que se considere justa, con conocimiento de causa. Es también un pequeño homenaje a la figura de Albert Camus.

Este blog está coordinado y editado por Fernando Flores, profesor de Derecho Constitucional de la Universitat de València.