La Punta: orgullo y vergüenza

Fernando Flores

La lucha por los derechos está hecha de pequeñas luchas enormes, de gestos insignificantes quizás para un mundo veloz y poco dado a la empatía, pero extraordinarios por la fuerza, el valor y la tenacidad de las personas anónimas que las protagonizan.

El caso de La Punta es uno de los episodios más importantes y dolorosos de vulneración y lucha por los derechos que ha tenido lugar en los últimos años en el desgraciado territorio valenciano. Más de 100 familias desahuciadas, 750.000 metros cuadrados de huerta litoral arrasada, alquerías históricas destruidas, silencio y desprecio a las quejas vecinales, y durísima represión a la resistencia ciudadana.

Ahora, el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana ha ratificado la nulidad del Plan que produjo todo eso, “por eludir la legislación vigente, obviar un trámite obligatorio como la evaluación ambiental estratégica y seguir adelante con la destrucción de La Punta pese a la sentencia del Tribunal Supremo que en 2009 anulaba el plan y que ahora ratifica el TSJ”.

barracas kai fosterling

A quienes han hecho de la prevaricación su modo de hacer política no les importan ni las leyes ni las sentencias judiciales ni los derechos de los ciudadanos. Destruirán hasta que les dejen. Que les pregunten a los vecinos del Cabanyal, a las víctimas del accidente del Metro, o a las defensores de la huerta.

Así que esa sentencia no va a cambiar nada en las personas y maneras de la política valenciana. Ayer la alcaldesa Barberá visitaba como si nada la zona portuaria con el presidente del COE, Alejandro Blanco, quien (después de designar a Valencia la primera –otra vez la primera, la mejor y la más grande- ciudad española elegida como ayuntamiento olímpico), afirmó que nuestra ciudad es un «modelo mundial a la hora de entender el deporte”. Y Juan Cotino, el conseller de Medio Ambiente responsable del desastre (de este también) humano y natural se encontraba en paradero desconocido.

La Comunidad Valenciana avergüenza a muchos de los que allí somos. Lo hacía cuando parecía que todo iba bien, cuando la propaganda y el dinero envenenaba, destruyéndolos, instituciones y ciudadanos. Y lo hace en este momento, porque es difícil no sentir vergüenza de lo que nos hemos convertido. Pero también debe reivindicarse con orgullo que fue gente de aquí, y amigos que vinieron de fuera, la que luchó hasta el último día para que los derechos y la dignidad del pueblo no fueran pisoteadas, y eso debe recordarse y decirse. Como declara uno de los desahuciados en las últimas escenas del excelente documental sobre esa lucha –“A Tornallom”:

No asumo el hecho de que me están tirando de casa. No lo asumo. Y lo quieren silenciar y esconder. Que se sepa…

Que se sepa.

Foto: Kai Fosterling

Video: Enric Peris y Videohackers

9 pensamientos en “La Punta: orgullo y vergüenza

  1. NOMÉS LES PERSONES QUE VAM VIURE TOTA ESTA HISTÒRIA, I MÉS AQUELLES QUE HO VAN VIURE EN PRIMERA PERSONA I DESDE EL PRINCIPI, PODEN ENTENDRE EL DOLOR, LA TRAICIÓ D’UN «POBLE», LA DESTROSA DE FAMILIES SENCERES, D’UNA VIDA, D’UNA HISTORIA….. LA RESTA NOMÉS VEUEN UN GRUP DE «PELUTS» ARMANT CAMORRA, PUIX NO S’ENGANYEU LA PUNTA ERA ALGO MÉS QUE TOT EL QUE VOLEU VEURE, EREM UNA GRAN FAMILIA…..

    • Esto es indignante Estoy de ACUERDO con vosotros y con vuestra lucha ESTO NO ES DEMOCRACIA.No he podido evitar que me caigan las lagrimas despues de ver este documento.Yo me he criado jugando por esta huerta.mi mejor amigo tenia la casa en el CAMI DEL SALINAR,que ya no existe.Mi padre tenia un trozo de huerta detras del colegio Sto Caliz y hoy esta todo tapado con das metros de tierra y abandonado,solo quedan cuatro o cinco higueras con los troncos parcialmente tapados con esos dos metros de tierra agonizando una Muerte lenta. (pondre fotos)

  2. Mai oblidaré la experiència més gratificant i més horrible que he viscut!!!! Visca la pedania, mort als polítics!!!

  3. Por desgracia la historia de la destrucción de La Punta se remonta muchisimos años atrás, aunque el desastre total se produjo hace diez años con él último derribo. Y no se ha continuado destruyendo la pedanía «gracias» a la crisis si no hoy en lugar de las pocas casas de huerta que quedan habrían grandes fincas donde los vecinos a penas se conocen entre ellos.

  4. Y digo que se remonta muchos años atrás porque esta pedanía siempre se ha visto rodeada de destrucción: para hacer el cauce del río Turia y las vías del tren derribaron un barrio entero, todavía hoy vecinos de ese barrio recuerdan el hecho con tristeza, en aquel entonces eran niños pero ahora con más de 60 años lo recuerdan con dolor; y que decir de la destroza que hicieron con la autovía del Saler… hay dividieron La Punta en dos eliminando todo un barrio a su paso sin contar con las familias que allí vivían y que tuvieron que buscarse la vida; y Mercavalencia???? allí antes también habían casas, huerta, PERSONAS….; y la continuación de la Ciudad de las Ciencias…; seguro que se me olvidan más detalles pues yo lo sé por lo que me contaban mis padres, porque ellos vivieron la época de boom en la pedanía, donde se hacian las fiestas por barrios…. de todo ello no queda nada más que unos pocos ABUELITOS que con lágrimas en los ojos te cuentan lo que un día vivieron.

  5. Han querido borrar la historia de La Punta, la historia de una pedania llamada en su origen La Punta d’En Silvestre, degradandola lo máximo hasta convertirla en un barrio bajo. Es difícil encontrar en google refencias sobre La Punta, incluso acceder a algún tipo de información en el Ayuntamiento de VAlencia es tarea «imposible» pues es como si no existiera… Los pocos que quedamos allí estamos haciendo lo posible para que resurja, y para que se la recuerde como lo que un día fue…. esperamos conseguirlo…

  6. QUISIERON BORRAR NUESTRA LUCHA Y NUESTRA ESISTENCIA Y NO LO HAN LOGRADO NI LO LOGRARAN MIENTRAS UNA TAN SOLA DE NOSOTRAS SIGAMOS EXISTIENDO , MIENTRAS NUESTROS HIJOS Y NIETOS EXISTAN, LA PUNTA, LA PARTIDA DEL PERU, LA PARTIDA DEL CLERO VIVIRAN ETERNAMENTE EN LA MEMORIA DE LA GENTE. LA LUCHA POR LA DIGNIDAD DE UN PUEBLO ES INTEMPORAL.

  7. No soy valenciana de nacimiento, pero vivo aquí desde hace 43 años, desde los 3. Hija de la inmigración de los 70, siempre agradecí la elección de mis padres de venir a estas tierras de prosperidad, tolerancia, modernidad y bonhomía. Pero hoy día me entristece vivir en este erial de rapacería, impunidad, meninfotisme, mal gusto, hipocresía, bufonismo, insensibilidad, cerrazón mental , psicopatía y autismo en el que se ha convertido. Los políticos que tenemos no se han generado espontáneamente, son una manifestación de quienes vivimos aquí. Mi situación económica es confortable, mis hijos y mi marido son de aquí, pero el asco que me inspira todo lo que sucede en nuestra comunidad, me ha hecho emigrar emocionalmente de mi entorno. Pido disculpas a quien pueda agraviar, no lo digo desde el odio, sino desde la pena.

Responder a María Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *