La homofobia del cardenal

Fernando Flores

Creo que la homofobia de la Iglesia hacia los homosexuales es una estupidez, una falta de respeto y daña a la sociedad, pero también pienso que no es, en sí misma, un delito.

Hago esta reflexión al leer la noticia de que “La Fiscalía abre por primera vez diligencias contra un cardenal por homofobia”, tras la petición presentada por la Confederación Española de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (COLEGAS), después de que el pasado día 23 de enero el cardenal monseñor D. Fernando Sebastián Aguilar declarase a un medio local que la homosexualidad “es una deficiente sexualidad que se puede normalizar con tratamiento”.

En opinión de COLEGAS, la expresión del cardenal “atenta contra la legislación española que protege como derecho fundamental la dignidad y la no discriminación en el artículo 18 y 14 de nuestra Constitución, y constituye una clara incitación al odio y a la discriminación, comportamientos penados en el vigente Código Penal en su artículo 510”. Por eso han celebrado la apertura de las diligencias de investigación del Ministerio Fiscal y han reiterado que “no se debe menospreciar y menos dejar impunes los numerosos hechos de homofobia y transfobia que sufre nuestro colectivo y animamos a denunciar cualquier tipo de ataque, o situación discriminatoria”.

cardenal sebastián

Pienso que COLEGAS tiene razón de sobra para estar molesto con Sebastián, y hace bien en recriminarle por sus palabras, pero creo que las declaraciones de éste no son delito.

Me detengo a comentar este caso, en que mi simpatía y mi razonamiento están con los que por esta vez no estoy de acuerdo, para tratar de explicar con honestidad la inquietud que me asalta al comprobar el creciente recurso a los tribunales para perseguir opiniones que, a mi entender, por muy rechazables que sean, forman parte de la libertad de expresión a la que da cobertura nuestra Constitución.

No me voy a detener en el acierto (o no) que supone demandar en vía judicial las declaraciones del cardenal. Sólo apunto que, aunque es verdad que esa vía da más opciones a la mediática (y se trata de dar a conocer la indignación legítima contra sus palabras), no estoy seguro de que el mensaje que traslada (el reproche penal como reacción ante opiniones lamentables) sea el acertado.

Porque creo que, en el caso del cardenal, resulta muy claro que no estamos ante una opinión que “incite” a la discriminación, y menos aún al odio. Si aceptara esto, entonces tendría que aceptar que algunas críticas u opiniones respecto de la Iglesia u otras religiones –críticas y opiniones con las que estoy muy de acuerdo– incitan también a la discriminación o al odio a los creyentes. (Un argumento, por cierto -el de que se la persigue porque se la critica-, que la Iglesia suele utilizar de forma victimista en cuanto se le recriminan opiniones reaccionarias como las del cardenal). Estas opiniones son lamentables, pero a mi modo de ver, no vulneran (jurídicamente) los derechos de los homosexuales.

El ejercicio de la libertad de expresión molesta, a veces mucho. Pero no es solo el grado de molestia en quien es criticado o sobre quien se opina (el aspecto subjetivo) lo que determina si ese ejercicio es ilegal. Si fuera así, mi admirado Leo Bassi no saldría de la cárcel. La injuria, el menosprecio, y la voluntad de discriminación o incitación al odio de quien se expresa debe estar clara.

Por otra parte, si por más ateo que yo sea, acepto la existencia de las confesiones como un derecho que se deduce de la libertad religiosa, entonces tengo que aceptar a la Iglesia con sus curas (y a los imanes y a los rabinos) y sus consecuencias. Con la Iglesia católica irremediablemente aparece su idea de que la sexualidad tiene un solo fin, que es el reproductivo, y en consecuencia la idea de que la sexualidad no dirigida a tal fin es una sexualidad deficiente. Que es justo lo que ha dicho el cardenal Sebastián. A mi me parece una idea aberrante, que merece un duro reproche social, pero no puedo aceptar la libertad religiosa y obligar jurídicamente a los creyentes a pensar como yo, u obligarlos a callar si no coinciden conmigo. Puedo tratar de convencerlos para que cambien de opinión, pero entretanto… La libertad de expresión es esto también.

Obviamente, todos los derechos tienen límites, y también la libertad de expresión, por muy amparada que esté en las creencias profundas de cada uno. Pero ese límite es, necesariamente, restrictivo. En una sociedad democrática deben conocerse públicamente las opiniones de los demás que nos disgustan. Para contradecirlas, para recriminarlas, para tratar de cambiarlas con el ejercicio de la dialéctica, para mostrar la bajeza moral de quienes las profieren, para mofarse de ellas… utilizando esa misma libertad de expresión.

El pleno de la Eurocámara ha reclamado este martes a la Unión Europea una ‘hoja de ruta’ para proteger los derechos fundamentales de las personas lesbianas, gays, bisexuales, transexuales e intersexuales. En ella se abordan áreas como el empleo, la educación, la sanidad, el acceso a bienes y servicios, la familia, la libertad de circulación, la libertad de expresión, la incitación al odio, el asilo y la política exterior. Creo que ese es el camino, reclamar una política integral para luchar contra la homofobia en todos los frentes, utilizando la ley y la justicia de forma sensata y proporcionada.

U084840

 

8 pensamientos en “La homofobia del cardenal

  1. Pero ¿por qué debemos hacer caso a los deseos de nuestros ignorantes y prehistóricos obispos patrios, los cuales tienen como único mérito el haber sido bendecidos por las alucinaciones de unos dementes pastores de cabras de los desiertos palestinos y por el hijo Ni-Ni (de un pobre carpintero de Nazaret) analfabeto y que además presentaba evidentes delirios de grandeza al hacerse pasar por el descendiente directo de un dios columbiforme? http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/04/el-aborto-causa-cancer.html

  2. Completamente de acuerdo. Por más que nos indignen las estupideces de algunos, la propia libertad de expresión nos debe servir para refutar y dejar en evidencia la ignorancia.
    Aunque también es comprensible que la quemazón, y a estas alturas de la edad humana, llegue a un punto en que digas: “¡Pues ahora te denuncio!”
    Un saludo

  3. El problema es si, además se ser homófobo, tienes una red de colegios y de universidades, y una red de escuelas de negocios afines a cada una de tus sensibilidades homofobas (sectas católicas), y te dedicas a difundir la homofobia, y.. esto es peor, el problema es que además tienen una clínica (la de la Universidad de Navarra donde hasta por lo menos hace poco se aplicaban terapias “para curar a los homosexuales” de “su enfermedad” (la homosexualidad), y en cuya página web, ahora mismo se puede leer esto (que viene a ser un “estudio médico” que dice que hay enfermedades mentales “asociadas” a la homosexualidad (y como sabes, las enfermedades mentales aún no han sido sacadas del catálogo de enfermedades de la OMS, por lo que si un homosexual tiene enfermedades mentales por ser homosexual, pues se le puede seguir aplicando terapias “para curarle”. Es mucho mas sutil de lo que parece porque tiene una apariencia de científico y no es así..):
    http://webcache.googleusercontent.com/search?q=cache:4lEQmovN3vwJ:www.unav.es/revistamedicina/49_3/med%2520y%2520person.pdf+&cd=3&hl=es&ct=clnk&gl=es&client=firefox-a
    (te copio un fragmento:
    “En este apartado también podríamos hablar de la violen-
    cia doméstica, más presente en las parejas de homosexuales
    que entre heterosexuales, especialmente en el caso de los va-
    rones homosexuales39,40. Estas conductas violentas y el estrés
    acompañante serían un factor de riesgo para trastornos psiquiá-
    tricos reactivos. Las características del estilo de vida asumido
    por los homosexuales también pueden causar esta mayor
    psicopatología por exponerse a circunstancias de mayor estrés
    por desadaptación, como la alta inestabilidad de las relaciones
    afectivas de pareja. De modo análogo a como la mayor frecuen-
    cia de infecciones por VIH en los varones homosexuales no se
    debe a una vulnerabilidad innata, sino a factores como la cópu-
    la anal y la promiscuidad”)
    (¿desde cuando los heterosexuales no follan por el culo, y no son promíscuos? ¿desde cuando el machismo se da mas entre los homosexuales que entre los heterosexuales? ¿desde cuando la causa del sida es follar por el culo, y no el prescindr de una protección como el condón?)

    (y además esta gente homófoba tiene otras redes de hospitales pertenecientes a otras tantas “sensibilidades” católicas:
    http://infocatolica.com/?t=noticia&cod=18964
    http://www.sanjuandedios-fjc.org/es/quienessomos/ordenhospitalaria.html)

    Yo no se tu (no se si eres homosexual o no) pero, por ejemplo, si yo fuera negro (que no lo soy) me cuidaría mucho de ser amable con los racistas.. (odio el racismo, de todas maneras..)

    • gracias por el comentario. No soy amable con los homófonos, soy amable con el Estado de Derecho y las libertades de los demás; si no me gustan otras opiniones, las combato con argumentos pero, salvo excepciones, me abstengo de criminalizarlas como delito.

  4. Es que no se si me he explicado bien:
    No se trata “de palabras”, estamos hablando del acoso en la escuela por ser homosexual (lo cual es tortura), estamos hablando de la paliza que te dan de adolescente una pandilla de homófobos con navajas, estamos hablando de que tu familia del opus dei te internen en una clinica para aplicarte “terápias” para quitarte la homosexualidad del cuerpo (claro, al final te quitan otras cosas)
    Estamos hablando de discriminación, y estamos hablando de personas que dicen que los homosexuales no tienen derechos, que no tienen los mismos derechos que los demás, hasta que les curen la homosexualidad..
    Los derechos los tienen todas las personas por ser persona y nacer (las células fecundadas no son personas), y no son negociables, no se puede renunciar a los derechos si siquiera de forma voluntaria o coaccionado o por dinero, y las mayorías no pueden quitar los derechos a las personas ni a las minorías, aunque si que pueden ayudar a reconocer esos derechos para todos, como está ocurriendo en la actualidad con los derechos de los homosexuales y también con los derechos de las mujeres.. (que tienen los mismos derechos que los demás, no es que haya unos derechos distintos para los homosexuales o para las mujeres o para los inmigrantes es que lo que se reconoce es que todos tienen los mismos derechos.) Y si ya cuesta que se recozca esto de una vez por todos, para todos, entiende que no es un problema de libertad de expresión, un homófobo cuando hace declaraciones homófobas puede ser que esté poniendo en peligro (los derechos) la integridad de alguna persona (que pueda sufrir agresiones, físicas, no solo verbales, o violaciones de sus derechos por ser homosexual. No son solo palabras)
    Quizás la línea que delimitase la libertad de expresión con la agresión, sería cuando una declaración homófoba esta pidiendo que los derechos de los homosexuales sean violados o no sean tenidos en cuenta y que es exactamente lo que ocurre cuando el señor Sebastían ha dicho lo de que “Dios hizo al hombre y a la mujer y el matrimonio es una unión entre el hombre y la mujer. Todo los demás son deficiencias que hay que atender y que no son el plan de Dios.” (atender en una clínica especializada para curar la homosexualidad lo cual, ahora mismo sería un delito: torturas y vejaciones, como mínimo) (Este señor es Arzobispo de Pamplona aunque viva en Málaga y resulta que en Pamplona está una de las “clínicas” que oficialmente se conoce que han practicado “las terapias de cura de la homosexualidad”, la del Opus Dei de la Universidad de Navarra..)

  5. vale tio, ahora sique te has pasado de listo: el primer derecho humano es que todos tienen los mismos derechos (porque si no ya me diras que derechos son esos: unos derechos para “los unos” (“nosotros”) y otros derechos para “los otros” (“ellos”):
    asi que tu piensas que todas esas condenas por apología del terrorismo (es decir por dar vivas a ETA o por homenajear a un preso etarrra o.. mas aún, como esa mujer condenada por decir en twitter que actuen de nuevo los grapo… serían contrarias a la defensa de la libertad de expresión y contrarias a la defensa de los derechos de la persona (derechos humanos). Dime por qué, si se puede condenar a la cárcel a una persona que dice que ETA actúe, y no se puede condenar a la cárcel a una persona que dice que a los homosexuales hay que actuar contra ellos y meterlos en clínicas para “curarles” y que hasta entonces no tienen los mismos derechos que los demás… (meter a alguien en una clínica para “curarle” la homosexualidad es un secuestro, y es tortura) ¿…así que, que pasa con la libertad de expresión de los que digan que ETA secuestre de nuevo?)
    (solo estoy llevando al extremo tu argumento para que veas “el” absurdo..) (En España hay mucha gente en la cárcel o la ha habido, solo por decir palabras (todo lo relacionado con el terrorismo, “amenazas” etc), que eso es la libertad de expresión, y los derechos son iguales para todos o no son derechos, sino que son privilegios de “los unos”, y un castigo, para “los otros”)
    ¿como solucionamos esta contradicción? ¿eliminamos las condenas por “apología del terrorismo”, o metemos en la cárcel también a quien haga apología de cualquier eliminación de derechos de los demás, como decir que a los homosexuales hay que “curarles”? (o decir que a los “rojos” hay que volverlos a exterminar y hacerlos desaparecer y enterrarlos en las cunetas) ¿de verdad piensas que es distinto decir que a los homosexuales hay que “curarles” o pegarles una paliza cuando van de la mano, que decir que “a la policía hay que curarla de su sumisión al estado”, por ejemplo, “que hay que matarlos” ¿piensas que un homosexual es menos persona, o que tiene menos derechos, o que sus derechos son diferentes que los derechos de un policía? (pues seguramente haya muchos policías que son homosexuales ..o lesvianas…)

    (por supuesto, que yo no pienso que haya que matar a nadie, ni curar a nadie y esto lo aclaro por si a alguien le da por denunciarme por apología o lo que sea… todo esto no es mas que una discusióin argumental sobre derechos humanos, salud! tio..)

  6. Pingback: Sin esperanza y sin desaliento | Al revés y al derecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *