A vueltas con el burka, esta vez desde Europa

Ana Valero

Con fecha 1 de julio de 2014 se ha dado a conocer el pronunciamiento la Gran Sala del Tribunal Europeo de Derechos Humanos en el caso S.A.S. c. Francia, donde se dilucidaba si la Ley francesa número 2010-1192, de once de octubre de 2010, que prohíbe la ocultación del rostro en el espacio público, es compatible con el Convenio Europeo de Derechos Humanos. Los jueces han rechazado con esta sentencia la demanda interpuesta por una joven musulmana de 24 años de edad que se negó a descubrirse el rostro a petición de la policía, bajo la amenaza de una multa de 150 euros.

unban

La Asamblea Nacional francesa aprobó en 2010 la Ley que prohíbe el uso del burka con trescientos treinta y seis votos a favor y uno en contra, y el Senado la aprobó definitivamente el 14 de septiembre del mismo año. A partir de su entrada en vigor se aplica a todo el territorio nacional y establece que la violación de la prohibición de cubrir el rostro en espacios públicos implica la imposición de una multa de ciento cincuenta euros y la eventual obligación de seguir cursos de educación cívica. Y quien obligase a otro a llevar el velo integral podrá ser castigado con la pena de privación de libertad de hasta un año y con el pago de una multa de treinta mil euros. Tal sanción se duplica si la mujer es menor de edad. Desde que la norma entró en vigor, la Policía ha actuado por este asunto unas 400 veces al año. Apenas 1.900 mujeres de los cinco millones de habitantes musulmanes del país usan el velo integral.

Las razones esgrimidas por el Gobierno francés ante la Corte de Estrasburgo para defender la conformidad de la citada Ley con el Convenio Europeo de Derechos Humanos son varias, por lo que iré analizando una por una para ver cuál ha sido la argumentación de la Corte y exponer mi opinión al respecto.

1. El primero de los argumentos gubernamentales tiene que ver con el “principio de igualdad y no discriminación”: el velo que cubre el rostro de la mujer es, para el Gobierno francés, un instrumento de opresión sexista que niega la dignidad de la mujer y un símbolo del fundamentalismo islámico que manifiesta lejanía a los valores de la sociedad occidental y que denigra a la mujer musulmana.

roto

A este respecto, el Tribunal de Estrasburgo, en línea con lo defendido por el propio Consejo de Estado francés –máximo órgano consultivo del gobierno- en su Informe emitido con anterioridad a la aprobación de la Ley, ha considerado que un Estado Parte del Convenio Europeo de Derechos Humanos no puede basarse en la igualdad de género para prohibir una práctica que las mujeres -como la demandante- reclama como manifestación de su propio derecho de libertad religiosa. Y ello porque, en ocasiones, el porte del velo es una práctica consciente y voluntaria por parte de un número considerable de mujeres que funda sus raíces en la exigencia de afirmar su propia identidad cultural.

A este respecto, me parece acertada la posición del Tribunal de Estrasburgo y coincido con la postura del Consejo de Estado francés cuando sostiene que suponer que el burka implica un ataque a la dignidad de las mujeres es discutible jurídicamente, y en concreto, cuando el uso del burka es el resultado de una decisión voluntaria y adoptada libremente por una persona mayor de edad. Y ello porque, cuando se hace referencia al principio de la dignidad humana, no se pueden dejar de lado dos conceptos que se pueden oponer o limitar mutuamente: aquél que exige salvaguardar la dignidad a expensas incluso del sacrificio de la autonomía y del libre albedrío de la persona; y aquél que considera que debe protegerse el libre albedrío como valor consustancial de la persona humana. Y es precisamente este último concepto el que ha defendido tradicionalmente el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, el cual ha reiterado en su jurisprudencia que “el respeto de la vida privada y del principio de autonomía personal implica que cada cual puede conducir su vida según sus convicciones y sus elecciones personales, incluso en el caso de que ponga en peligro su vida, siempre y cuando no atente contra terceros”.

El segundo de los argumentos que esgrime el Gobierno galo para defender la legitimidad de la Ley hace referencia a la necesidad de proteger “la seguridad pública”. A este respecto la Corte de Estrasburgo también adopta una posición que me parece acertada al sostener que, teniendo en cuenta el enorme impacto que una prohibición absoluta del uso del velo integral en los espacios públicos tiene para el derecho de libertad religiosa de las mujeres que lo portan libremente, la Ley de 11 de octubre de 2010 resulta desproporcionada. Y ello porque el objetivo del Gobierno galo quedaría satisfecho con una simple obligación de mostrar el rostro para permitir la identificación cuando ésta se hace necesaria y no siempre y en todo caso.

1125-burqa

Sin embargo, lo más llamativo de la Sentencia radica en que es el tercero de los argumentos esgrimidos por el Gobierno francés -“las exigencias mínimas de la convivencia y de la vida en sociedad”- el que ha asumido el Tribunal Europeo para declarar la adecuación de la Ley francesa al Convenio Europeo de Derechos Humanos. Apelando a la discrecional doctrina del “margen de apreciación” que tiene cada Estado para valorar cuáles son las circunstancias particulares que se dan en su sociedad y en sus tradiciones nacionales, la Corte afirma que la normal interacción de los individuos en el espacio público puede ser un bien jurídico cuya protección justifique la limitación del derecho de las mujeres musulmanas a utilizar libremente el burka. De este modo el Tribunal Europeo de los Derechos Humanos considera “legítima” la prohibición del velo islámico integral en los espacios públicos porque “el rostro juega un rol importante en la interacción social”, por lo que llevarlo tapado puede constituir una “amenaza para la convivencia”.

Mi posición a este respecto ya se expuso en el post publicado en este mismo blog bajo el título “El (es) tupido velo del paternalismo”, que analizaba una Sentencia del Tribunal Supremo español emitido con ocasión de un supuesto de hecho similar pero con un fallo opuesto al del Tribunal Europeo, por lo que sólo nos queda reiterar lo allí indicado. ¿Puede un genérico derecho a no ser molestado en el espacio público de acuerdo a los cánones occidentales de vida en comunidad anteponerse a un derecho constitucional como la libertad ideológica y religiosa de las mujeres adultas musulmanas que usan libremente el velo integral para relacionarse con sus vecinos? Mi respuesta es NO.

13 pensamientos en “A vueltas con el burka, esta vez desde Europa

  1. No creo que le despojemos de su cultura pq nos enseñe la cara. Lo de “voluntario”, no me convence… (Las mujeres maltratadas psicológicamente son anuladas hasta saber dónde.)El derecho a “no ser molestado” no lo entiendo así, lo que creo que una sociedad que dice respetar los derechos humanos no puede ver “normal” que vayan mujeres por la calle evidenciando y consentido una vejación a la idea de “mujer libre”. Me pregunto, para ellos, qué significa no llevarlo …¿ Que eres menos pura? Dudo que no sea alienatorio para ambas.
    En estos temas no hay posicionamiento que valga en todos los casos, pero no pone una cosa sobre/por encima de la otra (derecho a no ser molestado sobre identidad religiosa) creo yo.

  2. Imaginemos que aparece una nueva moda/religion/filosofia por la que hombres (no mujeres) empiezan a ir con un pasamontanas integral por la calle. Estaremos todos de acuerdo que se generaría alarma social. Siempre he creido que el tema del burka en ciudades occidentales es un tema de convivencia y seguridad ciudadana porque impide la identificacion de quien lo lleva. No estamos en una aldea afgana en la que todo el mundo se conoce y sabe quién es, con o sin burka. Además, ¿por qué hemos de presuponer que quien va debajo es una mujer? ¿O tenemos que legislar de forma diferente a mujeres con burka y a hombres con pasamontañas? Creo que este tema nada tiene que ver ni con la libertad rerligiosa, ni con el sexo y el paternalismo, sino con la convivencia en sociedades de masas donde el derecho a no tener que identificarnos continuamente ante nadie, ante ninguna autoridad (algo que sí es denigrante para los extranjeros en muchas ocasiones), debe ser compatible con la limitación del anonimato.

  3. Además, cuando emigran a un país medianamente “libre” saben a lo que vienen. Cuando yo voy a su país …¿qué hago? Ser libre o adaptarme. No creo que me dejen optar por lo primero sin pagar las consecuencias. A mí me disgusta moralmente/cívicamente verlas tapadas, aunque parezcan contentas, yo no me lo trago… Aunque las respeto igualmente.

    • Te doy toda la razón,intenta ir a un pais musulman siendo mujer y no te cubras que veras lo que pasa,estamos en paises laicos,y el que quiera religión que se adapte,solo por respeto al pais que te acoje…el resto es demagogia .

      • Menudas estupidece se dicen por aquí, antes de exponer lo que cada uno cree sobre lo que una mujer realmente quiere, primero haríais bien en preguntarlas, ¿Cómo os atrevéis a juzgar cualquier símbolo ya sea religioso/cultural/político desde vuestra simple visión etnocéntrica que no entiende más allá de lo que los medios de comunicación les proporcionan?. Lo que están haciendo la mayoría de los tribunales es hablar en nombre de la mujer, como si fuese un ser incapaz de determinar aquello que quiere, una vez más, las mujeres son instrumentos en manos de el hombre-racional-paternalista. Al final tenemos el clásico panorama, unos lo disfrazan de religión y otros de dignidad de la mujer.
        P.D. ¿Cuántos países musulmanes conoces obligan a las mujeres a llevar el velo? No se me ocurren más que dos países teocraticos, uno autoritarios y otro con dudosa democracia, ¿A esos quieres que se asemeje la “España democrática”?

        • “Simple visión etnocéntrica”? Perdona tú no tienes ni idea de mi etnocentrismo y del caso que hago yo a los medios … Y hasta dónde llega mi visión y de dónde viene …¿preguntar a esclavas? Ya sé lo que dirán…. Se puede obligar con el miedo a las consecuencias, y la prueba es que cada país admite distintos niveles de ocultación según se van abriendo al mundo en que las mujeres tienen mucho que decir y no ir detrás de ellos.

  4. “Simple visión etnocéntrica”? Perdona tú no tienes ni idea de mi etnocentrismo y del caso que hago yo a los medios … Y hasta dónde llega mi visión y de dónde viene …¿preguntar a esclavas? Ya sé lo que dirán…. Dos países … En teoría, no seas ciega. Se puede obligar con el miedo a las consecuencias, y la prueba es que cada país admite distintos niveles de ocultación según se van abriendo al mundo en que las mujeres tienen mucho que decir y no ir detrás de ellos.
    España democrática no tiene pq asemejarse a ningún país en concreto y en un único aspecto … Pero, si te quieres empeñar… Aya tú.
    Me hubiera acercado más a tu visión si en vez de atacarme sin sentido, hubieras contestado a mis preguntas. Saludos.

  5. ¿De dónde sale ese dato de que “sólo” 1900 mujeres usan el velo integral en Francia? ¿Y el que sean pocas o muchas implica que ello sea admisible?

  6. Es difícil defender tamaño ultraje a la libertad de la mujer y que haya quien lo defienda por tratarse de la voluntad de la portadora; ¿qué voluntad? Tras millones de volúmenes sobre psicología y teorías sobre feminismo.

  7. Que causalidad que la mayoría de los niños hijos de musulmanes sean también musulmanes, al igual que ocurre con los católicos o con cualquier otra confesión. Pero eso sí, los niños siempre han elegido voluntariamente, sin coacción y sin adoctrinamiento alguno en particular la religión de sus padres y no otra cualquiera. Qué raro que ahora ningún niño del mundo elija libremente adorar a Zeus o a Mitra con lo bonitos y pintorescos que quedarían? Y yo me pregunto en mi infinita maldad de ateo ¿Será que no existen actualmente padres seguidores de estos ancestrales dioses que les inculquen el virus del mitraísmo o de la antigua religión griega? En resumen, que caemos en la falacia de respetar las creencias “libremente” impuestas por unos padres o su entorno cultural a una hija en nombre de la libertad religiosa. Siguiendo con ese mismo argumento, miedo me da cuando un llegue un pedófilo que haya convencido a sus hijos o a menores próximos a él de que libremente han aceptado mantener relaciones sexuales con viejos verdes. Lo único que tienen que hacer esos criminales para mantenerse dentro de la legalidad sin ser molestados por la justicia y además estar protegidos en sus asquerosas actividades, es decir que esa violación infantil es parte de las creencia de su religión y que son los dictados de un piadoso y todopoderoso (pero por supuesto también indetectable) dios de la pedofilia y asunto arreglado. http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2011/10/libertad-religiosa-privilegios.html

  8. Me gustara oir lo que dicen los que defienden el burka cuando vean a millones de anti-sistema del 15-J circular por la calle, usar transportes publicos y dirigirse a ellos, o simplemente acercarseles a pedir fuego, llevando puestas las “caretas de Anonymous” que tan simpaticas son…Porque entiendo (y si me equivoco corrijanme) que esas caretas TAMBIEN responden a la libre expresion social de una ideologia perfectamente asumible e, incluso, facilmente votable. Circunstancia esta ultima que no creo que pueda darse con “la fe del burka”.

  9. Exigen respeto para su religión y creencias, ¿pero saben respetar de entrada las nuestras? No puedo dejar de preguntarme, si tan esencial es para ellas su religión, ¿Qué hacen viviendo entre infieles? Tienen una postura acomodaticia y cuando les toca el lado desagradable de vivir entre nosotros, se hacen los mártires. Seamos realistas, ¿cuántas iglesias hay en países musulmanes?

  10. Pingback: Un enfoque jurídico al asunto del burka y el burkini | Al revés y al derecho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *