Somos CocaColaenLucha: dignidad y derechos

Fernando Flores

Hace tres años las empresas embotelladoras de Coca-Cola en España se fusionaban en Coca-Cola Iberian Partners. Un año después, a principios de 2014, ésta procedía a la presentación de un ERE y al cierre de 4 plantas. Una de ellas –la de Fuenlabrada– había firmado la misma mañana su convenio colectivo. El ERE afectaba a 1250 trabajadores.

Tras más de dos años de lucha contra la empresa, cerca de 300 trabajadores y trabajadoras consiguen ganar y cerrar el conflicto jurídico a su favor, tanto en la Audiencia Nacional como en el Tribunal Supremo. El ERE se declara nulo por vulneración del derecho fundamental a la huelga, por vulneración de la obligación de comunicación a la representación sindical, y por incumplimiento de las directivas europeas en materia de información a la representación legal de los trabajadores. A día de hoy, la empresa ha retrasado todo lo posible el cumplimiento de lo ordenado por los tribunales, y ha utilizado todo este tiempo para desmantelar la embotelladora de Fuenlabrada, impidiendo así que aquéllos puedan regresar a sus puestos de trabajo tal y como los ocupaban en el momento del cierre ilegal.

verkami3

La descripción que se acaba de relatar, fría y sumaria, esconde la historial real de lo que verdaderamente ha sucedido y sucede en este conflicto. Lo que ocurre en muchos otros conflictos laborales. Esconde el impacto humano, brutal, que decisiones como la del gigante Coca-Cola, amparadas exclusivamente en la competencia y el beneficio económico, provoca sobre miles de familias. Esconde los resortes internos que llevan a los trabajadores a decir que no la admiten, y los motivos y razones que conducen a otros a aceptar las condiciones de la empresa. Esconde las malas artes de ésta, las presiones, los engaños, las amenazas, las represalias, la burla al Estado de Derechola posición de superioridad muchas veces apoyada por instituciones y medios de comunicación. Esconde la existencia del sentido de la clase obrera, así como de la importancia de la libertad y la organización sindical. Esconde la lucha en sí misma: el conflicto con la familia y los amigos, la decisión, las horas, días y semanas de frío en el campamento a la puerta de la embotelladora, el desgaste económico y emocional, la violencia de la carga policial, la incomprensión y el silencio de muchos. Y esconde, también, la solidaridad entre compañeros, el conocimiento mutuo y la amistad, la importancia de la familia, la convicción que da defender lo justo, y el apoyo social de ciudadanos y organizaciones cívicas que dentifican la injusticia del sistema y ven en esos trabajadores el espejo de su propia situación, presente o futura.

Este relato escondido, el que no cuenta la descripción “objetiva” de los hechos, ha visto la luz en el libro colectivo Somos CocaCola en Lucha. Publicado por laovejaroja, Somos CocaCola en Lucha es un libro de voces sin intermediarios, un coro de las voces de quienes han vivido en primera persona el conflicto. Voces como las que siguen, que nos cuentan y de las que aprendemos

Sobre el golpe vital y familiar que significa el despido:

“De tener la vida estructurada, poder hacer planes, que todo estuviera controlado, de repente, pues te falta el salario y te quedas como nos quedamos los obreros sin salario: sin planes y casi sin futuro”.

Sobre nuestro contexto social:

“Porque te lo marca la sociedad, porque tienes un trabajo estable y un salario digno, entonces socialmente tienes que comprarte una vivienda, encontrar una pareja y tener un hijo. En ese día a mí se me rompe todo”.

Sobre la conciencia de tener derechos:somoscocacolaenlucha - portada

“Estoy contenta porque tomé una decisión libremente. Me sentí avasallada, pisoteada, todos mis derechos como persona y trabajadora, yo sentí que se los estaban saltando, casi, casi me trataban como a una niña pequeña… luego vi que todos esos sentimientos que yo tenía resulta que es que había leyes, que los legislaban y que estaba todo escrito, y es que sencillamente se estaban saltando todos nuestros derechos y además se sentían con el poder para hacerlo, ¿no?… Después… frío, angustia, miedo, desesperanza, empezamos a darnos cuenta de lo que era estar en la calle reivindicando el derecho a un trabajo digno”.

Sobre la dignidad

“Y tú qué vas a hacer? Y yo digo ¿pues qué voy a hacer? Trabajar para que la fábrica no cierre y tengáis futuro la gente como tú que sois más jóvenes que yo”.

Sobre qué tipo de “democracia económica” nos gobierna:

“Lo que pasa es que la reforma laboral del PP no la han redactado los políticos del PP, que muchos de ellos no saben redactar, ni de estas cuestiones, lo mismo que muchos políticos en general que no dominan bien, lamentablemente, la problemática laboral y de protección social, en la letra pequeña, no en los principios retóricos generales, en la letra pequeña. Esta reforma laboral se la han redactado al PP los lobby empresariales y despachos de élite que asesoran a grandes empresas.”

Sobre el modo de operar de la empresa:

“Siempre había una pequeña desunión que promovía la empresa entre las diferentes secciones… Te hacen pensar que eres imprescindible, te llevan a un pensamiento en el que yo me sentía parte de la empresa… Tienes la intuición de que para la empresa eres un peón de quita y pon, pero hay formas y formas… Su prioridad era cargarse el mejor convenio para que no se extienda a las demás y al único comité que lucharía… Porque si una empresa con más de 900 millones puede cerrar la planta y despedir a toda su plantilla… Pues los que ni siquiera tenemos nada, a dónde vamos a ir a trabajar”.

verkami6Sobre la función sindical organizada

“¡Qué coño, lo que hay que tener es la sección organizada! Que la gente confíe y que haya líderes en la empresa capaces de dirigir a sus compañeros. Si no hay esa organización de base, por mucho que ideológicamente llames a la huelga, no la secundan… Aquí la clave ha estado en la movilización, la unidad de los trabajadores y la existencia de una organización previa.”

Sobre lo que sucede cuando ganas a una empresa como Coca-Cola:

“Cada día es un reto durísimo, las jornadas laborales se hacen interminables sin ningún contenido de trabajo. Puestos de trabajo irreales y sin sentido, sin medidas de prevención y sin salud laboral y sin nada que hacer, en condiciones degradantes, sin calefacción en naves vacías gigantescas, seleccionando botellas de vidrio a mano como hace 40 años…”

Sobre las actitudes que aseguran que, luchando, hay futuro:

“Está ese sentimiento larvado y sobre todo la sensación de que las cosas hay que hacerlas bien. Que había que hacer lo correcto, y lo correcto para mí era quedarme y luchar”.

Somos CocaCola en Lucha debería ser lectura obligatoria en las universidades y en los ministerios, por quién lo dice, qué dice y cómo lo dice. De libros que muestran la perspectiva y los logros de las grandes empresas ya tenemos suficientes.

final

Fotos: del Verkami SomosCocaColaenLucha, con el que se financió el libro.

Un pensamiento en “Somos CocaColaenLucha: dignidad y derechos

Responder a Protestalia Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *