Fernando Flores

IMG_0760Profesor titular de Derecho Constitucional y miembro del Institut de Drets Humans de la Universitat de València.

Seguridad y derechos fundamentales, partidos políticos, sistemas electorales y democracia participativa, derechos de las personas mayores, son campos que le interesan y a los que ha dedicado parte de sus estudios y publicaciones.

En la Administración, ha trabajado como Director del gabinete del Secretario de Estado del Ministerio de Justicia entre 2004 y 2008, Asesor del gabinete de la Vicepresidenta Primera del Gobierno, Secretario General Técnico del Ministerio de la Presidencia (2008-2010), Director General de Relaciones Institucionales del Ministerio de Defensa (2010-2011), y Director General de Análisis y Políticas Públicas en Presidencia de la Generalitat Valenciana (2018-2019).

fernando.flores@uv.es

83 pensamientos en “Fernando Flores

  1. Pingback: La ley y la democracia interna de los partidos | Al revés y al derecho

  2. Pingback: El extraño caso de la diputada Menéndez | Al revés y al derecho

  3. Pingback: La mentira como método político y la grabación como desenmascaramiento | Al revés y al derecho

  4. Pingback: Empatía o escrache | Al revés y al derecho

  5. Pingback: Los dos apellidos de la democracia (a propósito de la grabación de plenos municipales) | Al revés y al derecho

  6. Pingback: Habemus estado confesional | Al revés y al derecho

  7. Pingback: Proteger los derechos a rastras | Al revés y al derecho

  8. Pingback: La investigación de torturas por los jueces | Al revés y al derecho

  9. Pingback: La perspectiva de los derechos humanos | Al revés y al derecho

  10. Pingback: La Defensora del ministro, y el Pueblo | Al revés y al derecho

  11. Pingback: La mentira como método político y la grabación como desenmascaramiento | Lejos del tiempo

  12. Pingback: La ley y la democracia interna de los partidos | Lejos del tiempo

  13. Pingback: Los dos apellidos de la democracia (a propósito de la grabación de plenos municipales) | Lejos del tiempo

  14. Pingback: ¿Desahuciar a menores? Humanidad y cumplimiento de la ley | Al revés y al derecho

  15. Pingback: El Tribunal Constitucional como Caballo de Troya | Al revés y al derecho

  16. Pingback: Fútbol y religión, el acoso | Al revés y al derecho

  17. Pingback: Vivienda y menores: lejos de un sistema político digno | Al revés y al derecho

  18. Pingback: La Punta: orgullo y vergüenza | Al revés y al derecho

  19. Pingback: La Estrategia de Seguridad Nacional y los derechos humanos | Al revés y al derecho

  20. Pingback: Si San Bernardo levantase la cabeza (sobre funerales de Estado) | Al revés y al derecho

  21. Pingback: Somos transparentes, son opacos | Al revés y al derecho

  22. Pingback: Minería y derechos humanos en América Latina | Al revés y al derecho

  23. Pingback: El timo del siglo (XVII) | Al revés y al derecho

  24. Pingback: Burorrepresión | Al revés y al derecho

  25. Pingback: La intimidad y la risa | Al revés y al derecho

  26. Pingback: ¿Le queda algún derecho a Ricart? | Al revés y al derecho

  27. Pingback: La libertad de expresión de los jueces | Al revés y al derecho

  28. Pingback: La Infanta real y la Igualdad simulada | Al revés y al derecho

  29. Pingback: La homofobia del cardenal | Al revés y al derecho

  30. Pingback: La inmigración no debe ser un tema de seguridad | Al revés y al derecho

  31. Pingback: Una Convención de Naciones Unidas para los derechos humanos de las personas mayores | Al revés y al derecho

  32. Pingback: ¿Pueden votar los militares en las primarias? | Al revés y al derecho

  33. Pingback: El Cabanyal y el secreto de la participación ciudadana | Al revés y al derecho

  34. Pingback: Fútbol y racismo, crimen y castigo | Al revés y al derecho

  35. Pingback: Ejemplarizante | Al revés y al derecho

  36. Pingback: La insoportable levedad del racismo institucional | Al revés y al derecho

  37. Pingback: El previsible caso de la diputada Oltra | Al revés y al derecho

  38. Pingback: Inmigración: el Estado al margen de la ley | Al revés y al derecho

  39. Pingback: Homenaje al desertor desconocido | Al revés y al derecho

  40. Pingback: Sobre la democracia interna de los (partidos) modernos | Al revés y al derecho

  41. Pingback: Los derechos de las personas mayores: visibilidad y singularidad | Al revés y al derecho

  42. Pingback: ¿Quién está matando a Walter Benjamin? | Al revés y al derecho

  43. Pingback: No se puede poner un fotógrafo detrás de cada desahuciada | Al revés y al derecho

  44. Pingback: La Participación Obligada -MAKMA | MAKMA

  45. Pingback: Planeta de Derecho | Al revés y al derecho

  46. Pingback: Torturas sin resultados | Al revés y al derecho

  47. Pingback: Democracia interna, derecho de participación y resultados electorales | Al revés y al derecho

  48. Pingback: El CGPJ vulnera las libertades públicas, y lo sabe | Al revés y al derecho

  49. Pingback: La reputación constitucional de Dios | Al revés y al derecho

  50. Pingback: Justicia militar ¿Justicia del siglo XXI? | Al revés y al derecho

  51. Pingback: Condesa y mendiga | Al revés y al derecho

  52. Pingback: La alcaldesa frente al espejo | Al revés y al derecho

  53. Pingback: Libertad de información: versión original | Al revés y al derecho

  54. Pingback: De toros, religión y derechos | Al revés y al derecho

  55. Pingback: Los derechos humanos y la real politik | Al revés y al derecho

  56. Pingback: El prestigio de la seguridad | Al revés y al derecho

  57. Pingback: Elogio de la ‘tibieza’ | Al revés y al derecho

  58. Pingback: Elogio del ‘buenismo’ | Al revés y al derecho

  59. Pingback: Disolver el PP: teoría y práctica | Al revés y al derecho

  60. Pingback: Titiriteros y títeres | Al revés y al derecho

  61. Pingback: Sin esperanza y sin desaliento | Al revés y al derecho

  62. Pingback: Nos vigilan en masa… ¿por qué no denunciamos? | Al revés y al derecho

  63. Pingback: Descontrol del Gobierno y derecho de participación de sus señorías | Al revés y al derecho

  64. Pingback: Los derechos humanos en Cuba | Al revés y al derecho

  65. Pingback: Refugiados e inmigrantes: Carta abierta a nuestros Presidentes y Alcaldes | Al revés y al derecho

  66. Pingback: Somos CocaColaenLucha: dignidad y derechos | Al revés y al derecho

  67. Pingback: Caso Rita Maestre: ¿la fiscal también puede ofender? | Al revés y al derecho

  68. Pingback: Constitución y esteladas, la paradoja | Al revés y al derecho

  69. Pingback: Libertad de expresión e imparcialidad de los jueces: el caso De Prada | Al revés y al derecho

  70. Pingback: La paranoia razonable | Al revés y al derecho

  71. Pingback: Honduras: capitalismo vigente, derechos olvidados | Al revés y al derecho

  72. Pingback: 2017, el año que reformaremos peligrosamente (la Constitución) | Al revés y al derecho

  73. Pingback: La democracia interna de los partidos: entre el vicio y la virtud | Al revés y al derecho

  74. Pingback: ¿A quién cantó Silvia Pérez Cruz en los Goya? | Al revés y al derecho

  75. Pingback: El TEDH: no es Tribunal para viejos | Al revés y al derecho

  76. Pingback: La Iglesia despide profesoras de religión porque puede | Al revés y al derecho

  77. Pingback: El sexo en las mujeres a los 50 y el Tribunal Europeo de Derechos Humanos | Al revés y al derecho

  78. Pingback: Constitución, migraciones y derechos humanos | Al revés y al derecho

  79. Pingback: Francia: el estado de excepción normalizado | Al revés y al derecho

  80. Pingback: Los derechos, conquista y defensa | Al revés y al derecho

  81. Pingback: La información es una amenaza | Al revés y al derecho

  82. Pingback: ¿Que no debata qué? | Al revés y al derecho

  83. Pingback: ¿Que no debata qué? | Al revés y al derecho – La Izquierda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *