Maguy Borrás

Jurista de formación, fotógrafa de expresión, he trabajado como asesora de extranjería en Denia (España) y en el ámbito del derecho de las mujeres, yo2 para web más específicamente con mujeres víctimas de violencia en Montreuil (Francia).

Militante antiracista y feminista, quiero contribuir en visibilizar las opresiones y encontrar caminos de emancipación y empoderamiento.

El teorema de las mujeres emerge como posible herramienta.

4 pensamientos en “Maguy Borrás

  1. Pingback: Teorema de las mujeres – Capítulo II | Al revés y al derecho

  2. He llegado a este blog de casualidad y ha sido un regalo.
    Hace muchos años, discutíamos en torno a las palabras mujer/mujeres. Mi compañera, jurista, comentaba que consideraba más apropiado hablar de mujer ya que la lucha por la consecución de derechos resultaba más efectiva al concentrar los esfuerzos en lo que nos une y, dejar en segundo plano, lo que nos distingue.
    En mi caso, soy socióloga, me parecía interesante visibilizar lo que nos une pero también lo que nos hace diferentes y, al fin y al cabo, nos identifica.
    Con la lectura de esta entrada, y al ver el vestido rosa de lunares blancos he pensado en eso: en el “traje de la igualdad” y las distintas formas en lo que lo llevamos, defendemos, asumimos…. Lo que para unas puede estar incluso algo sin mayor importancia, transnochado incluso, para otras se convierte en un reto o en algo peligroso.
    En segundo lugar, me ha llamado la atención, las referencias al discurso del resto y las influencias que recibimos. Al final, las personas como seres sociales necesitamos la aprobación de nuestro entorno y, el entorno lo sabe.

  3. Hola, me alegro que haya sido un regalo 🙂
    Respecto a La y Las creo que se entrelaza. Compartimos todas un universal de experiencias aunque nuestro grupo de pertenencia sea heterogéneo
    En cuanto al impacto del exterior creo que tiene que ver con la interiorización de la norma. En este caso la norma de “como han de ser las mujeres” que existe en todas las culturas, que interiorizamos y con la cuál nos sociabilizamos y autopensamos.
    El margen de acción para replantear la norma invisible, implicita y vigente es más o menos estrecho según donde estés y la historia y la actualidad nos demuestran que son actos subversivos y peligrosos.
    Una norma no es por naturaleza verdad y/e justa pero eso no le impide regir y colonizar el imaginario colectivo. En el caso de las mujeres milenario en la asignación y control de nuestro cuerpo.
    Allí que estemos muchas persiguiendo la autonomia “regirse por sus proprias reglas” y busquemos a descolonizarnos 🙂

    • Y en cuanto al traje de la igualdad yo lo veo más como el traje de la homogeneidad. Las mujeres han de parecerse a La mujer. Allí esta también la norma y cuidado con la que desobedece…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *