De la retórica del «Welcome Refugees!» a la realpolitik del «Help me OTAN!»

Fernando Ntutumu Sanchis

Es increíble cuán contingentes podemos llegar a ser las personas en nuestros posicionamientos. Y digo más: es abrumadora la extraordinaria variabilidad que exhiben las masas –en el sentido más orteguista del término– en sus pendulares vaivenes emocionales. No resulta tan abrumadora como preocupante la sospecha de que estas masas, como se demuestra tras los sucesos acaecidos en Colonia en Nochevieja, no son tan autónomas como su autoconocimiento les hace percibirse. Es cierto, por otro lado, que la aceleración social de los tiempos (Scheuerman, 2004) puede desconcertar a cualquiera. Y también lo es que algunas posturas adoptadas por actores políticos, y que aquí señalo, desconciertan en sí mismas (por sorprendentes) más incluso que sus posicionamientos opuestos, estados hacia los que la sociedad transita con asombrosa facilidad (como de la solidaridad al rechazo y del rechazo al belicismo, por ejemplo). Me explico. Sigue leyendo