Gobierno y derechos humanos: la coordinación es un valor

Diego Blázquez

El día 22 de febrero el Profesor Javier de Lucas dedicaba su entrada en este blog a los conflictos y limitaciones que conlleva un organismo gubernamental de coordinación de la política de Derechos Humanos, y las ilustraba al hilo de la (bochornosa) experiencia francesa al respecto.

Efectivamente, coincido con Javier de Lucas en que la creación de una estructura permanente de derechos humanos en el Gobierno se trata de una de las propuestas más interesantes de los documentos programáticos de los partidos en este largo periodo electoral; por cierto, una más de las similitudes que comparten Podemos y el PSOE. Una medida que implica la esperada revitalización de un futuro II Plan de Derechos Humanos, y una apuesta política por la vuelta a una senda de liderazgo y de prestigio internacional que nunca debió abandonar nuestro país.

También comparto con el profesor la certeza sobre las muchas dificultades y contradicciones que posiblemente entraña la existencia de un departamento gubernamental dedicado a los Derechos Humanos, y más si tenemos en juego a personajes políticos como Sarkozy y sus fichajes de liga de las estrellas. Sigue leyendo

La razón de Estado y los derechos humanos. ¿Un Ministerio de derechos humanos?

Javier de Lucas

Entre las ideas interesantes que se encuentran en los diferentes documentos presentados por los partidos políticos a propósito de las negociaciones para investidura y/o Gobierno en estas semanas, una de las que apenas ha recibido atención es la formulada por Podemos, la propuesta de crear una Secretaría de Estado de derechos humanos.

En la estructura actual de la Administración central del Estado no existe tal cosa (si dejamos aparte el Defensor del Pueblo, porque su naturaleza es muy diferente, comenzando por el hecho de que es Comisionado de las Cortes generales y, por tanto, independiente del Ejecutivo). Sí hay departamentos de menor rango, con competencias específicas y limitadas. Por ejemplo, durante mucho tiempo existió la oficina de derechos humanos en el Ministerio de Asuntos Exteriores, transformada por un Decreto de 9 de enero de 2015 del Gobierno Rajoy que creó la Dirección general de Naciones Unidas y derechos humanos. Con todo, conviene tener en cuenta el propósito con el que tomó esta iniciativa, en el que parece decisivo el contexto político, esto es, medidas que acompañaran al papel que alcanzaba España al ser elegida miembro del Consejo de Seguridad en ese período. Sigue leyendo